Descarga nuestra Aplicación de chat en Google Play: https://goo.gl/By2zqd

No sé cómo empezar a relatar la historia de cómo una vida de una mujer decente y corriente pasó a otra cosa bien distinta. Mi nombre es Ana, tengo 39 años y me casé a los 20 con Juan un hombre 20 años mayor que yo. En principio deslumbrada, por alguien con una buena posición social y económica muy distinta a los jóvenes de mi edad. No se si le podría llamar amor pero me cautivó. Ignoraba la realidad de este señor maduro que me llevó al altar. La verdad la supe cuando fue tarde. Se casó para acallar las habladurías, por que en su posición necesitaba tener una esposa, de la misma manera que coches, chalet o ropa cara. Yo, como dije antes desconocía todo esto aunque tuve una venda en los ojos durante muchos años.

Sexualmente de lo más corriente aunque no tenía con qué comparar en este tema. En la cama me evitaba (y luego dicen de las jaquecas femeninas) y yo creyendo que esto era de lo más normal.

No tuvimos hijos en todo este tiempo pero él sí de un matrimonio anterior, Fernando que en la actualidad tiene 22 años. Bueno para no aburrir voy a contar los acontecimientos que cambiaron mi vida desde hace 3 meses.

Decidí pasar unos días en la costa en un viaje organizado, para dejar al lado la monotonía (y vaya si lo conseguí), Juan me dijo que por motivos de trabajo no podría venir conmigo, así que me tocó viajar sola, bueno hay un refrán que dice más vale sola que mal acompañada, cogí la maleta y me propuse disfrutar de estas vacaciones.

Me subí en el autocar y la primera persona que vi fue Arturo, el chofer, y juro que esta visión me dejó impresionada, alto, morenazo, cuerpo atlético, 35 años, simpático, vamos todo un play-boy por el que cualquier mujer suspira al verle. No lo dudé y me puse en los primeros asientos para alegrarme la vista con este hombre-bombón.

Al llegar al hotel inicié conversación con él, de que no conocía la ciudad y que me aburriría como una ostra a lo que él se ofreció como guía para enseñarme los sitios más bonitos – eché el anzuelo y picó – aunque la verdad sea dicha a él no le iban a faltar oportunidades con el sexo femenino.

Para el primera día me puse coqueta, tuve que buscar urgentemente una boutique donde vendieran ropa más sexy que la que yo llevaba. Vestidos ajustados, sedas y demás para lucir un cuerpo que dicho sea de paso no está nada mal (valga la modestia). A mi edad tengo unos pechos generosos y nada caídos, mido 165 y un trasero algo respingón, vamos en una palabra deseable.

Mi ángel estaba en el hall del hotel y me llevó a pasear, yo parecía una niña la primera cita, me hablaba y yo parecía estar transportada a otro mundo. Al final terminamos en una discoteca bailando, pusieron música lenta y nuestros cuerpos se juntaron, qué maravilla sentirle tan cerca, mis vellos se pusieron de punta y por primera vez en mi vida mi sexo se humedeció. Le deseaba pero mi timidez y los prejuicios de los cuernos me jugaron una mala pasada, más tarde me dijo que estaba algo cansado por el viaje y yo también asentí (se me escapó vivo) nos dimos un beso y quedamos para el día siguiente.






Me acosté y casi sin darme cuenta mis manos recorrían mi cuerpo, con suavidad, primero en los pechos haciendo círculos alrededor de unos pezones ya duros. Me estremecía al pensar que eran sus dedos los que bajaban por mi vientre. Mi mano era su mano y mis dedos y sus dedos jugaban con mi sexo en un bosque de placer, en los labios exteriores de mi vagina y poco a poco se introducían en la morada donde quería dar cobijo a su ser. En mis pensamientos no había otra cosa que no fuera él. Cerré mis piernas aprisionando a mis manos y un dulce y profundo orgasmo se apoderó del resto de los sentidos.

Me masturbé como en la vida lo había hecho.

Sonó el teléfono, era mi marido. ¿Qué te pasa en la voz?. Nada, es el aire acondicionado. Ten cuidado no ve vayas a resfriar (si él supiera lo caliente que estaba).

Al siguiente día me encontraba nerviosa. Quería seducirlo con armas de mujer, poseerle y ser poseída, pero no sabía como abordarlo, mi estúpida timidez evitaba dar el paso definitivo hacia un encuentro más íntimo, pero a la vez disfrutaba de su compañía. Me parecía imposible que no notara mis sentimientos al mirarle a sus ojos o tal vez esperaba mi rendición total y absoluta.

Llegó la noche y en la puerta de mi habitación nos despedimos con un beso y al cerrar la puerta me maldecía una y mil veces por no haber sido capaz de contárselo.

Ya me disponía a acostarme cuando sonó la puerta y al abrirla allí estaba, mi corazón casi me da un vuelco, nos miramos a los ojos y sus manos rodearon mi cuerpo en un abrazo desesperado, sin palabras. Nuestros labios se unían en un beso interminable y sus manos comenzaron a acariciar mis pechos, primero sobre la tela de mi vestido hasta que suavemente bajó la cremallera y cayó al suelo. Yo ya sentía el roce de su sexo, me urgía desnudarle y lo hice sin perder tiempo, mi timidez estaba superada. Sus dedos bajaron a mi coño (esta vez no eran unos dedos imaginarios) echó a un lado mi tanga que parecía recién sacada de la lavadora de lo mojada que estaba y empezó a acariciarme ¡¡¡qué dulzura!!!.

Con los brazos me aferré a su cuello y de pie como estábamos agarró mis muslos hasta acercar su polla a la entrada de mi coño. Introdujo la punta de su glande me miró a los ojos como diciendo aquí estoy yo y sin más me la clavó toda hasta el fondo.

El grito que di lo debieron de oír en la China y empecé a susurrarle al oído – te deseo, te deseo, haz de mí lo que quieras – y vaya que si lo hizo.

Con nuestros sexos unidos me llevó a la cama, abrió mis piernas al máximo y continuó taladrándome. Yo ya empezaba a notar lo que era un orgasmo, no era una palabra vacía, era un estremecimiento de todo mi cuerpo – sigue mi amor, me viene, qué gusto, me viene, no pares.

Arturo era el dueño de la situación- toma mi polla, vas a sentir lo que es un hombre de verdad y no el cornudo de tu marido, te voy a follar como nunca te han follado – Mientras tanto su verga entraba y salía muy despacio, la sacaba hasta dejar su punta en los labios exteriores de mi coño, quieta y de repente se metía muy lentamente hasta que notaba que sus huevos me rozaban. Me estaba volviendo loca de placer. Cuando la tenía toda dentro se paró y me enseñó a contraer las paredes de mi coño para que notara su verga dura. Estaba húmeda muy húmeda y hacía que su polla se deslizara con una suavidad desconocida para mí.

No tenía noción del tiempo, no existía, solo dos cuerpos unidos por sus sexos. Yo ya me había corrido no sé cuantas veces y él seguía allí con su mástil duro y majestuoso.

Sin sacarla de mi cueva nos volteamos y me puso encima suya, para mí todo empezaba a ser nuevo, hasta la fecha una relación sexual constaba de bajarme las bragas, abrir algo las piernas y por último dos minutos (escasos) de penetración, vamos que no me daba tiempo ni de gemir y un ahhh tímido anunciaba su descarga. Esto era todo lo contrario con Arturo no se sabía cuando podía acabar (ni me importaba) y los gemidos y comentarios obscenos no paraban como ahora – venga trágate mi estaca, trágatela toda que tienes hambre atrasada de polla. Sus manos se posaron en mi culo para que no parara de moverme y su boca dirigió su ataque a mis pechos primero con la lengua y después con la boca y los dientes dándome mordisquitos en los pezones produciendo el delirio – ayyy, qué gusto mi amor, qué grande y dura está, me vas a matar, qué cachonda me tienes .

– Ahora vas a saber como se folla un coño desde atrás -. Me hizo ponerme a cuatro patas y cerró algo mis piernas para sentir más el roce de su herramienta al entrar en mi interior. La punta de su polla empezó a jugar con mi clítoris y mis labios exteriores y a veces subía hasta mi ano volviendo a bajar para hacer círculos con mi sexo – no me hagas sufrir más y métemela ya – , y parece que oyó mis súplicas y como un buen torero metió su estaca de un golpe.

Qué mojada estás, si quieres mi leche pídemela – síííííí, dame tu leche, métemela hasta el fondo, fóllame, córrete. Me agarró de las caderas, embistió y yo creía que me iba a sacar por el estómago. Qué manera de correrse, qué maravilla y después nos quedamos exhaustos y nos dormimos.

Me desperté con los primeros rayos del día, estaba abrazada a Arturo que todavía dormía, empecé a observarle y me fijé en su sexo. Oh, Dios, otra vez duro, mi mano se posó en él y volví a excitarme, se despertó y me dijo – Ahora te vas a tomar el desayuno – , no me lo pensé, mis labios y mi lengua comenzaron a recorrerlo desde su base hasta la punta hasta que me agarró la cabeza – chúpamela es toda tuya – abrí la boca y me la empecé a tragar. Arturo se incorporó y también dirigió su boca a mi sexo. Sentí un doble gusto al chupar y ser chupada de esa manera. Esa lengua me hacía ver las estrellas otra vez hasta que se separó, me apartó la cara, nos miramos y ya sabíamos que vendría después, me tumbé con las piernas bien abiertas y nuevamente comenzamos a hacer el amor. Vaya fiesta de sexo.

Pasamos toda la mañana en la habitación follando sin parar, él ya era mi amo y yo ya estaba dispuesta para hacer, decir, tocar o chupar lo que me ordenara. Me hizo afeitar mi sexo dejando unos pocos pelitos en el Monte de Venus y, a partir de ese momento cuando estuviera con él no debía llevar bragas para tener libre acceso cuando se le antojara, incluso me mandó llamar por teléfono a mi marido a la vez que me estaba comiendo el coño.

Hola Juan. ¿Cómo te encuentras?. Muy biiiien en la gloria. ¿Qué te pasa en la voz?. Nada me acabo deeee despertar ummmm. ¿Qué vas a desayunar?. Un plátano, me apetece un montón – ahora Arturo apartó su boca de mi chochito y lo cambió por su polla – ayyyyyy cariño no te lo vas a creer pero me acabo de clavar una estaca. ¿Te has hecho daño?. Un poco, te dejo porque me voy a curar, un beso, adiós.

Venga Arturo clávame la estaca hasta el fondo que me quiero correr – ¿Vas a ser mi puta?. Si tu putaaa, Cómo no me obedezcas, te saco la polla de dentro. Si amor, te obedeceré pero por favor mi vida fóllame, fóllame, sigue, no pares, dame máááássss.

Las vacaciones acababan, no quería separarme de mi macho, le quería para mí todo el día. Arturo me dijo que le tenía que llevar a mi casa, en principio pensé que era imposible, aunque al final ideamos un plan para que pareciera que era un primo mío que venía de viaje y se quería instalar en mi ciudad y de esa manera estaríamos juntos. Pero eso os lo contaré más adelante.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *