Descarga nuestra Aplicación de chat en Google Play: https://goo.gl/By2zqd

Cierto dia llego a mi correo electronico un mensaje que podiamos denominar de SOS porque era una carta en busca de mi ayuda. He de decir que yo no conocia a esa persona para nada pero lo aquella mujer me contaba en su carta me hizo sentirla muy cercana pues su problema era compartido por mi tambien.

Aquella mujer misteriosa no me dijo ni su nombre ni el lugar donde vivia ni siquiera su edad. Me dijo que por el momento queria guardarlo en secreto. Despues me empezo a contar su problema. Se sentia sola y falta de cariño. Desde hacia un tiempo su vida era tremendamente monotona y lo que mas echaba de menos era el calor de una persona a su lado. Me dijo: los dias son muy difiles para mi pero las noches son eternas. Me he dado cuenta de que necesito noches de pasion . En su carta me conto como son sus noches. Ella me decia que el sexo era una necesidad que todos necesitabamos. Pero a ella le faltaba ese hombre que se metiera con ella debajo de las sabanas y con el que gozar de unas horas de placer.

Debido a la ausencia de ese hombre ella me dijo que practicaba la masturbacion. Todas las noches antes de dormirse sus manos me metian por debajo de sus ropas para acariciar, tocar, frotar o pellizcar sus partes mas intimas y aquellas que mas placer le proporcionan. Y mientras lo hacia me conto que piensa en la siguiente fantasia.

Se imagina que ella esta en su habitacion junto con un hombre. Los dos desnudos y tumbados en su cama. El hombre comienza a acariciar sus mejillas. Lo hace con dulzura y mucha ternura. Mientras ella le mira a los ojos y el hace lo mismo. Ambos pueden verse reflejados en las pupilas del otro. La mano del hombre sigue acariciandola el cuello y por detrás de sus orejas. De repente el hombre acerca sus labios a los de ella y la da un beso. Un dulce beso que a ella le sabe muy rico. Despues el hombre recorre toda su cara con muchos besitos para acabar nuevamente en sus labios y besarla esta vez con pasion. Los labios de ambos se entreabren y sus lenguas comienzan a tocarse, a lamerse, a devorarse mutuamente con pasion. Ella coloca su mano en el cuello del hombre y no deja que sus labios dejen de besarse. Los besos se prolongan durante un largo rato durante el cual parece que el tiempo se detiene. Lo unico que importa en ese momento es el juego que sus lenguas tienen en el interior de esas bocas selladas momentaneamente por sus labios. Despues ambas bocas se separan . Su boca quiere mas pero hay otras partes de su cuerpo que tambien desean ser visitados por la boca de ese hombre. Tras el beso ella siente como su cuerpo ha entrado ya en excitación. Sus pezones estan duros y en punta y siente ya la humedad dentro de su vagina.








La boca del hombre comienza a recorrer su cuerpo. Primero su cuello. Lo colma de besitos y algun que otro lameton. Ella mientras tanto le acaricia el pelo. La boca juguetona del hombre llega a sus pechos y comienza a devorarlos con lentitud y maestria. Uno de sus pezones esta en el interior de la boca del hombre y es succionado, lamido por su lengua y pellizcado tiernamente por sus dientes. Su cuerpo es recorrido desde los pies hasta la cabeza por un gran placer. La boca del hombre pasa de un pecho al otro. No quiere que uno se sienta tratado de distinta manera al otro y todo lo que le hace al uno lo repite luego en el otro. Las manos del hombre tambien quieren participar en el juego y comienzan a masajear sus pechos. Sus manos magrean deliciosamente. Con sus dedos indice y pulgar aprieta sus pezones. Unos pezones muy duros, parecen piedras

Despues el hombre se pone de pie al lado de la cama. Y ella observa maravillada que el hombre tambien esta excitado. Su pene esta duro y erguido. Un pene que ella ansia sentir dentro de poco dentro de si misma. El hombre le hace un gesto para que separe las piernas y poder arrodillarse entre ellas. En esa postura, abierta de piernas, ella se siente deliciosamente vulnerable. Ahora el miembro del hombre no tendra resistencia para penetrar su ya muy humeda cueva. Es algo que ella desea pero se da cuenta de que el hombre desea excitarla aun mas. Con sus manos el hombre recorre la parte interna de sus muslos. Un cosquilleo excitante recorre su cuerpo. Poco a poco las manos van llegando a su mayor centro de placer. Ya estan cerca . Pero de repente las manos se alejan. Se cuelan por debajo de sus rodillas y levantan sus piernas en vilo separandolas aun mas. Las manos colocan sus piernas encima de los hombros del hombre. La boca del hombre se acerca peligrosamente a su entrepierna. Los labios que antes besaban su boca van a besar ahora otros labios, los de su entrepierna. El primer contacto boca-entrepierna es electrico. Poco a poco esa boca comienza a devorarla el coño con pasion. Su lengua sale de su boca intentado entrar lo mas adentro posible en su vagina, Pero el momento mas excitante estaba aun por llegar. Ese momento fue cuando los labios del hombre apresaron su clitoris. Inmediatemente despues abundantes flujos comenzaron a salir de su vagina mientras su clitoris era succionado y lamido por los labios del hombre. Su cuerpo se retorcia de placer, sus caderas subian y bajaban y el hombre a duras penas podia continuar lamiendo su sexo. . El placer que sentia era tan grande que necesitaba sentir ya ese miembro duro dentro de ella.

La boca del hombre se aleja de su entrepierna. Ella quita sus piernas de encima de los hombros del hombre. El hombre se tumba encima de ella. Ella le hace hueco separando sus piernas. Ella puede sentir el miembro duro y caliente del hombre sobre su vientre. Es entonces cuando llega el momento deseado durante tiempo. El hombre agarra su miembro son una de sus manos y lo coloca a la entrada de esa vagina rebosante de flujos. Un pequeño empujoncito basta para hacerlo deslizar dentro.






El hombre se tumba encima de ella mientras sus caderas hacen ese lento y placentero mete saca. Ella se abraza a el y acaricia su espalda. En la habitacion solo se oye una respiracion fuerte y acompasada al ritmo de la cadera del hombre. Sus cuerpos estan sudorosos. El hombre aumenta la velocidad de sus movimientos lo que es muy bien acogido por ella. Lo que en un principio era una respiracion fuerte pasa a convertirse en leves jadeos de placer por ambas partes. Cuanto tiempo habia deseado estar asi. Su cuerpo fundido con el de un hombre. Los movimientos del hombre se aceleran cada vez mas. Ella comprende que en pocos instantes se va a vaciar dentro de ella depositando en su interior ese liquido blanco producto de la pasion y el placer maximo. Pocos instantes despues ocurre. El hombre emite un profundo gemido de placer a la vez que el primer chorro de su semen sale de su pene. Ella siente ese liquido calentito dentro de si.

Tras la eyaculacion el hombre la mira a los ojos y la besa nuevamente con pasion renovada. Despues ella le pide que se recueste sobre su pecho. El hombre coloca su cabeza sobre sus pechos. Mientras ella acaricia su pelo saboreando el momento de placer vivido.

Tras leer esta fantasia comprendi lo mucho que necesitaba esa mujer una noche de pasion. Comprendi que todos en esta vida necesitamos sexo. Es una necesidad. Pero no sexo egoista del que solo disfruta una persona sino sexo para dos. Dos personas que se entregan al otro, en donde tu preocupacion sea la de proporcionar placer a la otra persona porque tu placer te lo proporcionara la otra persona a ti.

Escribi una carta a esa mujer. La conte que entendia su problema porque ese era mi problema tambien. Acordamos ser por el momento amigos. Eso calmaria un poquito en parte nuestra soledad y quiza con el tiempo y despues de conocernos mucho mas en profundidad el uno al otro quiza podriamos vivir juntos una noche de pasion como la de su fantasia. A ella le parecio bieny desde entonces nos escribimos a menudo.

Me gustaria que esta historia fuera leida por muchas personas, en especial personas que se sientan solas, faltas de cariño y por que no decirlo faltas de sexo. Lo que acaban de leer no ha ocurrido. Yo no he recibido nunca una carta como esa, pero me gustaria que despues de leer esto un dia esa carta llegue a mi correo electronico. Se que hay mucha gente hay fuera que se encuentra sola. Quiero decirles a todas esas personas que yo tambien lo estoy. Y es por ello que he decidido escribir esta historia. Espero que esta historia les anime a escribirme. Asi juntos nos sentiremos menos solos. Mi problema es el mismo que el de esa mujer ficticia. Ella necesitaba a un hombre y yo necesito a una mujer. Necesito a una chica a mi lado que me proporcione cariño y con la que poder disfrutar de una buena vida sexual. Las caricias que el hombre de la fantasia proporciona a la mujer serian las que me gustaria proporcionar a mi a una chica. Como veran en ningun momento cuento como son las caricias que la mujer le despensa a el. Esas caricias me gustaria que fueran escritas por una chica que quisiera ser mi amiga. Necesito tener amigas. ¿Alguna chica quiere ser amiga mia?

Soy un chico normal de 22 años. Quiza se sorprendan de que a mi edad me sienta solo. Pero es la verdad. Seguro que piensan que algun motivo habra para que este solo. Y si, lo hay. Hay un motivo : mi gran timidez. Y tambien se que hay muchas chicas con este problema. Por ello, me gustaria decirles a esas chicas una cosa: por favor, perded por una vez esa timidez y escribidme. Yo me he decidido a escribir esto y ahora debeis decidiros vosotras a escribirme. Merecera la pena.

Estoy seguro de que a muchas chicas les ocurre lo mismo que a la mujer ficticia. Por las noches cuando estan en la cama recorren su cuerpo con sus manos. Se acarician a si mismas buscando placer. Y estoy seguro de que a esas chicas les gustaria que sus manos fueran sustituidas por las de otra persona. El sexo es algo natural que todos necesitamos. Sexo rodeado de ternura y pasion, mucha pasion.

Por experiencia puedo decir que hay una cosa peor que estar solo. Esa cosa es sentirse solo. A todo el mundo le apetece a veces estar solo pero a nadie le apetece nunca sentirse solo. Yo me siento solo y estoy seguro de que hay muchas chicas que se sienten de la misma manera que yo. Ayudemonos el uno al otro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *