Descarga nuestra Aplicación de chat en Google Play: https://goo.gl/By2zqd

Allí estaba Victoria bajo la lluvia con un libro en sus manos.Esperaba sin cobijo alguno la venida de su amiga Rosa para entregarle aquel ejemplar único que tanto había cambiado su vida.Antes de seguir sin embargo hay que remontarse al pasado para conocer la totalidad de la historia.

Un día como otro cualquiera a Luis le fué enviado un libro y una nota explicativa.Luis desconocía quién podría ser el antiguo dueño del libro,el caso era que estaba firmado por un tal Nova.Las tapas del libro eran de color rojo y su título decía “Sumisa sin remisión”.Luis contemplaba extrañado el libro y leyó la pequeña nota explicativa.

“Para su correcto uso lea atentamente.Querido Luis no sabes quién soy y no lo vas a saber,no obstante te regalo un ejemplar único en el mundo,se trata de un libro mágico por así decirlo.La virtud del libro es convertir en esclava a cualquier mujer que lo lea y sólo mujeres.Es imprescindible que pegues una foto tuya en la contraportada del libro para que tus esclavas sepan a quien pertenecen.”

Luis era un joven de 26 años,de conflexión atlética y trabajaba como asesor de marketing,era completamente normal y ese inesperado regalo lo consideró como una pequeña broma así que decidió guardar el libro sin prestarle ninguna atención.Días,semanas y hasta meses pasaron hasta que por casualidad Luis se volvió a encontrar el libro.La situación de Luis era bien distinta antes poseía un bien remunerado trabajo y ahora tras una serie de reveses económicos y personales se encontraba al borde del deshaucio.

A Luis su pareja le había abandonado,él estaba tan desesperado que el recuerdo de aquel libro lo tomó como una pequeña esperanza.Pero Luis no iba a volver con su pareja porque le había demostrado que lo único importante para ella era el dinero aunque pensandolo mejor quizás le haría un hueco en su futura compañia de esclavas.Sin dilación Luis pegó una foto suya en la contraportada y pensó en mirar intrigado el contenido del libro pero cuando lo abrió sólo encontró páginas en blanco.De nuevo Luis se sumió en la desesperanza, cómo podía haber creido tal historia pensó.

Otro día Luis se marchó a la biblioteca para documentarse sobre algunos aspectos de su nuevo trabajo,había conseguido el puesto de jefe del departamento de marketing de su antigua empresa.Estaba orgulloso porque le habían readmitido y con un puesto mejor que el anterior.Sus pensamientos fueron interrumpidos por la visión de una bibliotecaria.Era pelirroja y bastante joven,su rostro irradiaba hermosura con aquellos perfectamente definidos labios,sus ojos verdosos y su pequeña nariz.Apenas estaba maquillada y lucía estupenda,de su cuerpo poco se veía porque llevaba un traje de chaqueta y falda muy recatado.

Luis pasó delante sin mostrar interés alguno pero tras recoger la información necesaria volvió con el propósito de iniciar una nueva relación sentimental desde que dejó a su única novia.Luis no era timido pero tampoco se aventuraba frecuentemente a buscar nuevas conquistas.

-Perdon señorita…-dijo Luis con la intención de que la mujer le dijera su nombre.


loading…

-Señorita Victoria, a su disposición-dijo cortesmente.

-Me preguntaba si podiamos quedar para tomar un café cuando acabe su trabajo-dijo Luis con extrema precaución.

-Ya me parecía a mí que era demasiado amable,pero siento decepcionarle no voy a salir con usted ni ahora ni nunca-dijo la altiva mujer.

Luis se marchó avergonzado por la altanera Victoria.Él nunca había sido rechazado de aquella forma por una mujer,eso le dolió y se juró a si mismo que Victoria acabaria siendo seducida.El objetivo de seducir a Victoria era dificultoso,Luis iba a diario a la biblioteca estudiando cada rutina o gesto de Victoria.Tras varios días Luis aprendió mucho sobre Victoria,era un joven que nunca vestía nada llamativo y su conducta era intachable,apenas tenía amigas y su mayor pasión era la lectura.Luis no era un conquistador pero Victoria le atraía hasta tal punto que decidió estudiarla hasta el más mínimo detalle para seducirla.

Luis esperaba el momento adecuado para volver a intentarlo.Pensó que la mejor forma de encontrarla era de forma casual así que la esperó cerca de su casa.





-Hola Victoria-dijo Luis intentando parecer sorprendido.

-¿Qué haces aquí? Si vienes a pedirme otra vez…

-No deberías pensar así de la gente,no vengo para pedirte una cita-dijo Luis.

-Pues hasta nunca-dijo secamente Victoria.

-Espera un momento.Creo que te gusta la poesia y me he enterado que el viernes hay un certamen,¿te apeteceria venir?-preguntó sutilmente Luis.

-Me parece que me expresado correctamente antes así que porqué insistes en pedirme una cita,fuera de mi vista-dijo Victoria.

Otra vez Luis había sido humillado por Victoria y estaba tan encolerizado que concentró todo sus esfuerzos en dominar a aquella fiera.Sin duda Victoria no confiaba en los hombres por una experiencia anterior pero eso no era motivo para tratarlos de esa manera.Al volver a casa Luis se encontró con el libro tirado,quizás fuera mera coincidencia pero no importaba Luis iba a gastar su última opción con aquel libro.Ni él mismo confiaba en el poder mágico del libro,estuvo a punto de deshechar su último plan pero recordando las palabras de la altanera Victoria se prometió hacerla suya.

El plan era el siguiente,Luis iba a dejar el libro en el puesto de Victoria porque si se lo daba directamente ella ni lo iba a mirar.Así pues Luis dejó encima de la silla de Victoria el libro con una nota.Al volver Victoria se encontró con el libro y miró alrededor como esperando que alguien lo reclamase.Lo cogió y leyó.

“Un pequeño obsequio para el mayor de ellos”

Victoria se sintió alagada por un instante pero pronto se imaginó quien era su admirador.Cuando leyó el título casi tiró el libro pero algo en su interior la hizo cambiar de opinión y se llevó el libro.Luis la observaba atentamente y se alegró de que aceptase el libro,ya con su misión cumplida se marchó satisfecho y a la espera en su casa.

Victoria vivía sola y tras la solitaria cena se acordó del regalo.Le encantaba leer pero aquel título le parecía ridiculo,propio de literatura erótica que ella consideraba sin contenido ni fín pero aquella lectura la iba a hacer cambiar de opinión.Comenzó a leer.

“Soy una esclava al servicio de mi amo,mi razón de ser es complacerle y obedecerle,él es mi amo y señor”.

Esa era la única frase de texto lo siguiente era la misma frase y así hasta completar 200 páginas.Victoria poco a poco repetía en voz alta la frase,estaba absolutamente concentrada como hipnotizada y no podía parar de leer,estuvo así durante horas hasta que terminó.Victoria cerró el libro y miró la contraportada allí estaba el rostro del que iba a ser su amo y señor.Se dirigió a su trabajo.

Luis se encontraba como nuevo tras dormir.Se acordó de que debía observar a Victoria para ver si se había producido algún cambio en ella.En el camino que llevaba a la biblioteca se imaginó que su última tentativa era un absurdo,cómo podía depositar sus esperanzas en un libro en blanco pensó mientras se acercaba al edificio.Una vez dentro miró hacia el lugar que ocupaba normalmente Victoria pero no estaba,giró y se la encontró de golpe con una sonrisa.

-Hola amo-dijo Victoria tocando los pectorales de Luis.

-Pero qué haces-dijo el más que sorprendido Luis.

-Complacerte mi señor-dijo besandole como nunca lo había hecho.

-Estate quieta,contrólate,vamos afuera-dijo Luis consciente de que la tenía a su merced.

Mientras bajaban Luis experimentaba una sensación de euforia por fín tenía a Victoria y no dudaría en disfrutarla al máximo.

-Desabrochate un poco la blusa esclava-dijo Luis repentinamente.

-¿Así?-preguntó dejando ver su canalillo.

-Está bien pero tu ropa es demasiado pudorosa,necesitas ropa insinuante y atrevida,lo mismo que lenceria sugerente así que a qué esperas para complacerme.Te espero en mi casa Vicky,ese será tu nuevo nombre-dijó dandole una nueva identidad.

-La esclava Vicky a su entera disposición,hasta luego-dijo la ahora siempre sonriente Vicky.





De camino a su casa asimiló el poder que poseía y en lo que había convertido a Victoria,pero Luis estaba lejos de sentir remordimientos.Luis no veía el momento de que llegase su esclava,ya estaba tan excitado que no necesitaba mucho más para correrse.Escuchó el tan esperado timbre y abrió la puerta dejando pasar a Vicky.Aquello si que era un cambio en tan solo dos horas Vicky había pasado de una recatada e intachable joven a una verdadera fulana,al menos en el aspecto.Ya no llevaba aquel rigido traje ahora su cuerpo estaba bien visible con una minifalda de cuero que dejaba ver parte de sus muslos y sus largas piernas,llevaba también un tanga negro visible cuando se sentó.Llevaba un top rojo de lo más sexy,su espalda quedaba apenas cubierta por las ataduras del top y su ombligo y parte de su perfecto vientre estaban a la vista,en cuanto al escote era pronunciado y dejaba ver parte de su sosten de encaje negro.Llevaba botas altas de cuero y el pelirrojo cabello estaba recogido dejando su hermoso rostro visible.

Tras tan excitante visión no dudó en empezar la noche de placer.

-Esclava Vicky quiero que enciendas el equipo de música y te empieces a desnudar sensual al ritmo de la música,no te quites la lenceria-dijo Luis babeando al ver a Vicky tan predispuesta.

-Sí, mi señor-dijo mientras caminaba sensualmente.

Ella lo encendió y dirigió una mirada de loba hambrienta a su amo que le dejó al borde del orgasmo.No era tan solo el hecho de que una hermosa mujer estuviera desnudandose ante Luis lo que le provocaba la excitación,era el hecho de haber convertido a la orgullosa y reprimida Victoria en la pervertida y dispuesta Vicky,él la tenía totalmente a su merced y eso era lo verdaderamente excitante.Vicky se quitaba lentamente su top desatandoselo mientras le dedicaba a Luis una lujuriosa mirada,con parsimonia su top se desvaneció y ella se frotaba sus manos contra sus pechos sujetos por el sosten.Se acariciaba su vientre bajando hasta llegar a la minifalda,entonces se dió la vuelta y se agachó mostrando a su amo sus esplendorosos muslos,se quitó la minifalda y se levantó deleitando a Luis con su figura.Por último movia suavemente su cintura al ritmo de la música y se acariciaba al compás de cada nota.Luis paró el baile para comenzar la verdadera fiesta.

-Es suficiente mi zorra-dijo Luis.

-¿Qué desea mi amo que haga su zorra preferida?-preguntó Vicky mirando sus pechos como posible sugerencia.

-Quítate el sujetador y ven a la cama.

Sin dificultad Vicky se deshizo del sujetador dejando libres sus dos redondas turgencias.Luis no había visto nunca tan deliciosos manjares y su esclava sabedora de ello jugueteó un poco con ellas hasta que los pezones estuvieron firmes.Apenas se hubo tumbado en la cama Vicky desnudó a su amo y éste no desaprovechó la ocasión para empezar a disfrutar de sus jugosos y redondos senos.Ya desnudo y más que erecto le ordenó a Vicky que le hiciera una felación y ella lo hizo encantada porque para eso existia,para satisfacer al amo.Lamía cada rincón del miembro con extrema sutileza hasta que atacó introduciendose el erecto miembro y succionando sin descanso.Luis estaba a punto pero él no quería correrse todavía por lo que ordenó que Vicky parase y comenzase la penetración.Vicky estaba debajo de Luis y él la penetraba por la espalda sujetandola de las muñecas,cada sacudida de Luis era respondida por un gemido de Vicky que poco después alcanzó un intenso orgasmo.Luis disfrutaba de aquello enormemente,esa postura no podía haberla practicado antes con su novia porque ella era muy pudorosa pero Vicky era distinta,había perdido todos sus prejuicios para estar siempre a disposición de Luis,mientras pensaba en esto Luis se corrió y experimentó un pequeño pero grandioso orgasmo.

Luis observaba el despertar de Vicky y su perfecta anatomía,había conseguido una gran esclava pero su ambición no estaba olvidada,pronto su antigua novia le obedeceria sin rechistar.

-Vicky vístete pero sin llamar tanto la atención-ordenó Luis.

Una vez vestida con un traje de flores que sin resultar tan atrevido como lo era el top y la minifalda era llamativo Luis la habló.

-Vas a ir a tu casa para coger el libro que te regale y llamarás a tu amiga Rosa para entregarselo,¿entendido?-ordenó Luis.

-Meridiano-respondió Vicky mostrando su cultura que conservaba aún después de su transformación.

De nuevo llegamos a la escena con Victoria o mejor dicho Vicky esperando a su amiga Rosa.Tras una larga espera Rosa hizo acto de aparición.

-Ya era hora-dijo Vicky.

-Perdón pero me he retrasado por el imbécil de mi novio ¿Qué querias darme?-dijo Rosa.

-Pronto olvidarás a tu novio,te vengo a entregar este libro,te hará cambiar la visión del mundo-dijo plenamente convencida.

-Ya será menos auque te noto algo diferente,¿te ha pasado algo?-preguntó Rosa notando algo raro en su amiga.

-Subamos a mi piso allí podrás ver por ti misma el poder de este libro.

Vicky cogió del hombro a Rosa para llevarla a su apartamento,allí Rosa podría comprobar mejor lo maravilloso que podría resultar el libro.La lectura no es perjudicial pero si su interpretación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *