Descarga nuestra Aplicación de chat en Google Play: https://goo.gl/By2zqd

Ver Pack

El suburbio de Concepción estaba unido a la mole urbana de la ciudad por un descomunal puente de hierro con casi medio siglo de vida. Concepción era una area residencial, un suburbio dormitorio que no se entiende como en españa el término ‘suburb’ y vendría a ser una especie de ‘Zona Residencial’ pero entendida como el eufemismo de poner nombres bellos a la vida desbaratada que supone situar en un carril lineal tus dias entre la oficina y una casa con jardin y perro.

El puente ‘Primero de Julio’ era de las pocas atracciones turísticas para fotografiarse con los amigos o la familia que llegaba de visita, aquella noche veia su silueta en la oscuridad de la media luna, y aun tenía en mis pensamientos un trozo de recorte de prensa sobre las posibilidades de alcanzar el infarto en las vísperas de los cuarenta, sobre el colesterol, la cómida rápida, de como la dieta mediterranea y el aceite de oliva prevenía y de como tambien no se sabe que ignota y remota aldea de la Siberia comiendo yogur evitaban el stress y el surmenage del tráfico y las prisas, los agovios de los pagos y los reproches eternos de los asesores.


loading…

Al tomar la pequeña curva de la carretera que conduce al puente quise ver una silueta en la madrugada, deberían ser las dos, quizás las tres de la media noche. Mis ojos estaban cansados de tantos libros de contabilidad y parchear lo inutil, un negocio que hacía aguas por todos lados, pero no era una ilusión, una figura femenina se apoyaba peligrosamente en la barandilla. Aminoré la velocidad, y a escasos metros cuando pasé por su lado pude ver envuelta de noche una joven de aspecto lívido y pálido de luna envolver con azul de noche un gesto desesperado. Creo que por instinto no frené en seco, lo hice bastantes metros más abajo, quizás provocando la llegada de un coche de policia al que pudiera justificar mi estacionamiento allí.

Me bajé del coche y fuí caminando en silencio, pisando los charcos sobre las chapas metálicas del estrecho margen del puente. Cuando me acerqué hacía la joven esta ya había trasbasado la barandilla y se disponía a lanzarse sobre las rocas que parten el rio sobre la base descomunal y gigantesca del puente.

No dije nada parecido a un saludo, sentí una voz natural por primera vez en mí que de manera calmada se expresaba. Yo, que hasta entonces era el tipo de la conversación nerviosa, que más que hablar pareciera que cumplía con un trámite de signos, que me violentaba intercambiar palabras con desconocidos o mujeres hermosas, ó que incluso a las pobres chicas feas desde joven siempre les daba puntapies en forma de palabras. Por primera vez en mi vida una voz natural llena de palabras con sentido nació en mi.

-No caeras al agua, tu cuerpo se destrozará contra las piedras.





La joven no respondió nada, su cara lívida reflejaba el azul espeso de la noche, pero volvió a mirar hacía abajo como comprobando si era cierto o nó lo que decía. Era verdaderamente hermosa, de nuevo una rara sabiduria guiada por el cielo nació en mí, un gesto y caricia de palabras que apelaba a su coqueteria, fuera quien fuera el inspirador de aquellas palabras..si son crédulos creanme que el creador en persona, si son escépticos les aseguro que nunca en la vida pude ser yo, pero realmente cierto como que aquella joven estaba dispuesta a saltar dije :

-Tu cuerpo quedará destrozado para tus familiares, tu foto saldrá horrenda e hinchada. Si quisieras lanzarte un poco mas adelante evitarias las piedras y solo resultarias ahogada.

Entonces la chica soltando una lagrima dejo ver un trozo de periódico apretado en su puño, me lo lanzó a la cara pero un gesto de viento lo envió a un charco. Desde el suelo mojado podía leerse :

‘Fracasa la exposición de pinturas, una verdadera tomadura de pelo de la artista novel Claudia Monewsjy’, el texto proseguía ‘Quien en otros tiempos fuera la esperanza del arte local hoy solo es una triste y verdadera estafa que vive de los recuerdos de un brote de chispa si es que alguna vez la tuvo……..’.

Aquella tia realmente estaba idiotizada, ¿podía alguien quitarse la vida por una exposición de pinturas?, ni en el caso de que fuera el mismísimo Van Gogh, no entendía mucho de arte pero supongo que el mejor sitio donde se mata el fracaso es en el bar, para eso se inventaron los bares. De nuevo un raro y desconocido yo interior habló :

-Verás, seré muy sincero contigo. No tengo demasiado tiempo, estoy muerto de cansancio, acabo de terminar un trabajo pesado y gris en la oficina. Mi coche está a punto de ser multado y me temo que si acude la policia tendré un serio problema explicando tu cadaver en las piedras, y toda la noche estaré contestando preguntas en la comisaria y rellenando formularios. Con un poco de suerte alguna fibra de mi tejido la pondrá el viento entre tus uñas y mañana la noticia del periódico seré yo y mi crimen, un crimen pasional con una bella mujer.

-Já, já…jajajajaja……..eres un personaje patético.

La joven cruzó la baranda y se decidió a caminar en dirección contraria mientras murmuraba :

-Este pais y su sistema no nos permite cortarnos la vida sin antes pagar los impuestos. Sin que aparezca un buen samaritano, un pelmazo en cada esquina y castre lo mejor de nuestras mas bellas y poéticas intenciones. No te preocupes hombrecillo gris, nadie sería tan tan ridículo como para asociarte conmigo. ¿Un idilio entre tú y yo? jajajjajajaja…das risa, no se si realmente doy pena yo o tú. Te muestro mi vida en un trozo de periódico y ¿Que haces?…..al tiras al viento.

Fué un milagro del cielo, apenas una hora después estaba con aquella joven de vuelta en la ofina, tomábamos café y ella secaba el rastro de la lluvia sobre su pelo, cambiaba sus ropas por una camisa mia y miraba con gesto cínico mientras yo me justificaba por teléfono con mi esposa. Después sin ningun pudor registró y leyó en voz alta los informes que sembraban mi mesa, con aire teatral exagerado :





-Problemas de conversión en el punto dos de la cadena uno en la fase tres del módulo ocho en la operación numero cuatro del elemento once.

Tomó asiento en la silla que situa las vistas de la ventana a la maravillosa industria de panaderias de la esquina, sus luces y sus humos perpetuos. Solo llevaba mi camisa y era realmente hermosa, sin ningun pudor y con un exceso de seguridad en si misma a ratos dejaba mostrar sus bragas, entonces mudó el gesto y la expresión y habló :

-Sabes?, nunca me había ocurrido, es la primera vez que la idiotez humana me deprime tanto, deja mi ser extinguido. El hijo de puta que firma esa crítica era mi novio, rompimos la relación y es la única, mezquin, y burda forma en que se vale para vengarse de mí. Alguien que solo un mes atrás valoraba todo mi trabajo hasta la sublimación. Soy pintora, me da igual si soy buena o no, si soy un genio o no lo soy, todo el mundo dice que soy genial, lástima que solo vaya el calificativo unido a mis bragas. Esta noche supe que no solo no soy genial sino que pobres pintores mucho más interesantes que yo por el solo hecho de no tener estas bragas perdieron la oportunidad de exponer allí. Sí, míralas bien, ¿Te gustan mis bragas verdad?..supongo que eres el ciudadano medio que hoy hizo su buena acción y que incluso te reprimirás después hacerte una paja a mi costa.

Desconocía si aquella chica estaba realmente bien del craneo o tenía algun tipo de tratamiento, pastillas, ansiolíticos o alguna mierda de aquellas, pero mi gesto de pena le hizo cambiar el aire, solo dije :

-Llevas razon, sabes?..antes, en el puente, cuando reias. Nunca nadie nos habría asociado a nosotros dos, realmente ¿quien podría creerse que un tipo como yo tuviera que ver con una mujer como tú?.

-Bueno, tienes derecho a conocer la historia, estoy manchando tu moqueta, llevo tu camisa, y te has jugado tu pellejo y tu estabilidad por mi, ¿Y que hago yo?…ser una vez más grosera en mi vida con quien trata de ayudarme. No creo que tenga la culpa el crítico del periódico, es una situación comprendes, no es un ataque de genio, es solo un ataque de tristeza, de madurez,de saber que es todo ya el último acto. Éramos novios, no es un crítico brillante o un buen escritor siquiera, es mezquino y soberbio y ni siquiera tiene una buena polla, solo que yo le amaba. Y creo que deseaba lanzarme al vacio por una estupidez, no se realmente si yo lo abandoné a él o el me abandonó a mí, es decir, mi amor se termina y yo no sé ni como ni por qué. Mi vida una vez más es absurda, estoy en bragas y en camisa de saldo en una oficina de la zona industrial cuando en realidad podía estar muerta y maravillosamente inmolada sobre aquellas piedras. Pero en algo llevas razón, como nunca, como nunca, tengo ahora la necesidad frenética de regresar a casa y empezar una serie de oleos sobre las noches industriales, esa actividad mágica de luces que tiene esa panadería…es realmente hermosa, creo que volveré aqui con caballete y toneladas de lienzos y pintaré todas esas luces, colores, sensaciones del desamor que se estan llevando.

Tampoco supe muy bien porque, mientras aquella pintora daba el discurso de su locura tras la ventana desabroché mis pantalones y saque mi polla mientras la contemplaba, comencé a acariciarla pero ella pareció no darse cuenta. Nunca había reparado que la enorme construcción de la panaderia y sus chimeneas fuera para pintarla, creo que con una pintura así en la casa todo el salon olería a pan. Me acerqué a ella y a su letargo y rocé su muslo con mi polla mientras le tome el pellizco de su coño entre las bragas con un pellizco.

Sin inmutarse se volvió hacia mi y con un elegante y discreto empujon se distanció, en un ligero y experto movimiento de pasos quedó fuera de la distancia contemplándome. Me sentí ridículo y me abroché el pantalon, ella dijo :

-Nó, no lo hagas, abrelo. Hazte una paja, me gustaría verte.

No le hice caso y ocupé de nuevo mi sillón, evitaba mirar su cuerpo. Tomé aire en cantidad suficiente para dejar vacia la oficina y pase la mano por mi poco pelo. La chica se acercó hacia mí y en su letania dulce y segura, como una gata se acerca a la presa dijo :

-Eres como mi tio Ed, Ed nunca hizo nada por mí ni por su familia. Es un sinverguenza, si se lo hubiera permitido nos habría follado a todas sus sobrinas. Ed es amorfo, obeso, y supongo que debe tener una polla como la tuya, me gusta. Siempre fantaseé con hacerle esto a mi tio solo que como él no lo mereció nunca lo hice….hoy es distinto, tu si lo mereces.

Apenas terminó el discurso acercó su boca a mi bragueta y sacó mi polla del pantalón para chuparla de manera experta y excitante, no había la menor duda de que no era la primera que se tragaba y que gozaba tanto o más que yo haciéndolo. Prometió tragarse mi semen cosa que me hizo correrme antes cuando en un nuevo truco se apartó y desvió con la mano el chorro de leche que cayó justo encima de mi portafoleos.

-¿Como te llamas?.

-Alberto.

Una hora después estábamos en el mismo punto del puente, esta vez yo había cruzado la barandilla y ella me hablaba desde el otro lado, tenía las llaves de mi coche, me despedía con un hermoso beso de amor.

-Alberto, el suicidio es una decisión madura, no temas es solo un pequeño salto a la vida en la muerte, nunca en tu vida has hecho más arte que el paso que vas a dar.

Yo solo miraba hacia abajo y contemplaba las rocas, estudiaba la caida para buscar el punto exacto entre el mar y los hierros, quizás una sensación más cómoda que la de la pura roca. Ella levantaba su falda y pasaba obscenamente su dedo por sus bragas, tomaba su pezon en un pellizco y con lengua lasciva me animaba :

-Salta amor mio, salta…..vacíate….vuelcame todo el rastro de esperma sobre el mar. Nunca estarás más vivo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *