A Pupe la conocí cuando ella tenia 18 años yo por esa época contaba con 28 años. Recuerdo que llego a mi casa, para cuidar a mi sobrino que recién había nacido, procedente de una localidad del interior de la provincia. Les cuento que en realidad es casi un familiar ya que es sobrina de mi cuñado.

Como su permanencia en mi casa fue por varios meses sumado al casi lazo familiar, nació una relación muy estrecha que se prolongo en el tiempo, con visitas frecuentes y permanencias prolongadas, tal es así que con el tiempo ella me consideraba como un tío.

Por mi trabajo fui trasladado a la Capital Federal perdiendo contacto con aquella niña mas bien bajita pero que en los inicios de su desarrollo insinuaba unos hermosos pechos y una colita tentadora, escondiendo en su apariencia de recato y formalidad a una verdadera Diosa del Sexo.

Al cabo de unos años ella tendría unos 20 o 21 años coincidimos en las vacaciones de verano y fuimos de paseo a la zona serrana de la provincia, allí pude confirmar que en cuanto a lo físico mi impresión inicial no había sido equivocada, la recuerdo con una malla de color rojo bien ajustada y cavada que dejaba apreciar sus grandes pechos, sus hermosa piernas y su colita mas que tentadora. No lo podía creer realmente, y mi formación alejaba toda posibilidad de acercamiento sentimental y/o carnal. A su vez me daba cuenta que ella siempre estaba cerca de mí y que yo también buscaba su compañía, es así que realizábamos caminatas por las sierras y en la mayor de las oportunidades íbamos de la mano.

Como ella me había contado que le gustaría ir una confitería bailable, una noche la invite a conocer el mejor lugar que había en mi ciudad, tomamos una copa y la invite a bailar, con tanta suerte que justo colocaron un tema lento y en cuanto a mi respecta vasto sentir ese par de gomas, que tanto admiraba, apoyadas en mi pecho que hicieron desaparecer todo impedimento y nos besamos apasionadamente. A esa altura ya me la quería coger y basto que nos pusiéramos a charlar para realizar la propuesta, que fue rechazada, conclusión la muy turra huyo dejándome caliente, fue allí que me dije para mi, esta putita va ser mia y cuando ello ocurra me la voy a coger por todos lados, especialmente por el culo.

No paso mucho tiempo hasta que la fruta maduró o sea fuimos a coger, en realidad en esa oportunidad no paso nada extraordinario, pero como yo me había propuesto crear las condiciones necesarias para que la Diosa del Sexo o se la puta que intuía estaba encerrada diera a luz, saliera de esa encierro, me tome el tiempo necesario, no olvidar que lo que yo quería era introducir mi pija en ese hermoso culito.

Los encuentros se sucedieron no con mucha frecuencia por la distancia y por que cada uno de nosotros teníamos nuestros compromisos o sea ella estaba de novio, pero en cada oportunidad que cajiamos yo preparaba ese culito para que fuera mío, es así que mientras me chupaba la pija o mientras me la cogía, con mis dedos le masajeaba el agujerito bien cerrado, llegando a introducir uno de mis dedos en su interior, percibiendo su excitación en aumento y sus mejores acabadas.

Finalmente el día esperado llego o mejor dicho la noche esperada llego. Ella ya casada había concurrido a mi ciudad de común acuerdo para una noche de sexo, estábamos en mi oficina, ya habíamos cogido y le pregunte si quería probar, si me entregaba el culito, me dijo que fuera despacio porque era la primera vez y me pregunto en que posición se ponía, yo le dije que por empezar se diera vuelta y que apoyara sus manos sobre el escritorio, enfrente la cabeza de mi pija en ese agujerito tan cerrado y comencé a presionar para que entrara, ella se quejaba de dolor, yo sentía y veía como mi pija se perdía en ese culito tan estrecho y caliente, y sentía muy apretada todo la pija, permanecimos unos instantes sin movernos para favorecer la adaptación y después de un rato comenzamos a movernos y a gozar, yo le acariciaba las tetas que pendían como dos frutas maduras esperando ser comidas, baje mis manos y comencé a acariciar la concha que para ese entonces estaba re mojada y jugosa haciendo que mis dedos corrieran y se introdujeran con total facilidad, así estábamos cuando sentí que no podía contener mas mi leche que pugnaba por salir, entonces le pregunte si quería que le acabara en el culo a lo que ella respondió “llename el culo de leche mi amor”, no pude resistir mas y acabe. Cuando saque la pija y fui a baño a lavarme, grande fue mi sorpresa, estaba limpia y roja casi morada por la presión de ese culito virgen, lo de limpio confirma mi apreciación “ella se venia preparando para entregar el marrón.

En la siguiente oportunidad que nos juntamos a descargar nuestra calentura mutua, estábamos en la habitación del hotel totalmente desnudos, calientes por las caricias, cuando ella tomo su bolso y saco un frasquito que coloco sobre la mesa de luz y me dijo, “compre esta cremita para que me cojas por la colita” porque me gusta mucho pero se me lastima y después me duele cuando voy al baño y tarda como tres días para que se cierre de nuevo, aparte no quiero que se de cuenta mi marido que tengo el culo roto.

Hay que ver como prepara todo para que le meta la pija en el culo, comienza con caricias muy suaves por todo el miembro con sus manos, después besa la cabeza de la pija, luego se la comienza a tragar toda mientas masajea mis huevos, en esos momentos yo siento que la cabeza de mi pija va a estallar, tengo una erección que hace que me duela desde la punta de cabeza hasta el tronco, ella sigue siempre concentrada en su trabajo y comienza a pasar su lengua desde el nacimiento de mis huevos hasta la cabeza. Acto seguido toma el frasquito de vaselina unta uno de sus dedos y lo va colocando suavemente sobre todo el miembro hasta dejarlo totalmente cubierto. Yo le pregunto que esta haciendo y ella responde “Estoy preparando tu pija para que me la pongas despacito por el culito” luego coloca una buena cantidad de vaselina en la cabeza de mi pija, saca un poco mas, se da vuelta, se agacha un poquito y cubre el agujerito con vaselina, se arrodilla en la cama y me pregunta si en esa posición esta bien, toma la almohada y apoya su cara en ella, mientras yo le separo las nalga para poder apreciar el agujerito bien cerradito, apoyo la cabeza de la pija y ella comienza a empujar mientras aprieta los labios y emite pequeños quejidos de dolor y dice “despacito que me duele, a vos te gusta hacerme sufrir, hacerme doler” pero en realidad es ella quien empuja hasta lograr la total penetración, pide un instante y luego comienza lo mejor el movimiento, las caricias los besos, los ruegos, los cambios de posiciones, y todo cuanto se imaginen a esa altura yo no aguanto mas y le entrego mi mejor acabada.

En la actualidad Pupe tiene 34 años, esta casada, yo casi piso los 50 años, estoy soltero, seguimos cogiendo con mucho amor y pasión, a su pedido que es casi una exigencia para mi, tenemos sexo anal con toda la ceremonia tal como les cuento, pero con una excepción, ya no usa vaselina . Yo le digo PUPE porque es Puta y le gusta hacer Petes. En otra oportunidad les cuentos lo de los petes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *