Descarga nuestra Aplicación de chat en Google Play: https://goo.gl/By2zqd

Estando en a Madrid y a un mes de regresar a BSAS, me contacté con Natalia (32 años) a través de Internet. Por las fotos que me mostró se la veía de cabello largo y abundante, castaño, y físicamente, creo que la palabra correcta seria “sabrosa”, no era una barbie-cintura cocacola, pero si de curvas generosas y su cara expresaba… pasión y su piel tenia un brillo especial. Tuvimos buena comunicación desde el principio, cateamos algunas veces, chuzeándonos a veces con algo de seducción cada tanto, lo cual nunca lo tuve muy en cuenta dad que en este medio, el chat, es muy común que se seduzca a alguien solo por el hecho de hacerlo…..

En alguno de esos chat me envió unas fotos muy sexy (se las había tomado un novio) donde se la veía siempre con una enorme sonrisa. En una de ellas se encontraba de rodillas en la cama con el cuerpo erguido y con los brazos elevados y las manos sobre sus tetas.

En ese mismo momento le comenté que se me había pasado por la cabeza una fantasía, de verla así pero con los brazos mas elevados y atados en algún lugar de mas altura….. Con lo que nos reímos y jugamos nuevamente con algo de seducción.

Habíamos tomado algo de confianza contándonos algunas cosas privadas, por mi parte que me gustaba la mujer atrevida, osada y pulcra, pero sin perfumes dado que me encantaba poder oler el perfume natural de su cuerpo. Nos pasamos números de teléfono y direcciones para conocernos personalmente a mi llegada. Yo le comente que llegaría el 6 de enero y que aunque llegaría con poco dinero, ella, igual tendría su regalo de reyes….., jejeje,…..que fuese preparando la lencería…. respondiendome ella que encontraría algo para regalarme a mi,… esto no lo tomé muy en cuenta , por lo que ya comenté antes….

Ya en Buenos Aires, muy temprano y saliendo del aeropuerto recibí en mi móvil su llamada saludándome y preguntándome si podríamos encontrarnos ese día. Respondiéndole que si, que hacia la noche seria posible y luego de esa mi respuesta, ella riéndose dijo que descansara bien porque me había llamado para reclamar su regalo de reyes y darme el mío. Reí también y volví a no tomarlo muy en cuenta….. Quedamos que la pasaría a buscar por su casa a las 22 Hs. exactas. Me pidió que por las dudas la llamara apenas yo salga de mi domicilio.

Descanse unas buenas horas, me preparé para salir y la llamé para avisarle.

Al llegar me abrió el portal Alejandra, su amiga, hablamos dos minutos, me dijo que había venido a ayudar a Nati, que ella ya se iba y que la entrada del departamento estaba abierta y que Nati ya estaría lista.





Entré, era un piso enorme, la sala principal estaba iluminada, había dos puertas mas cerradas y otra entreabierta sin iluminación… de la cual colgaba una pegatina que indicaba… Reyes Magos por aquí…..

Abrí mas la puerta, encendí una luz tenue y… sorpresa menuda que me llevé, amigos….. Allí estaba Nat, arrodillada sobre la cama imperial, con las muñecas atadas a la parte superior del techo de la cama, vestida solo con una seda traslucida que permitía ver a la perfección su vulva y sus pezones.

Su pregunta…. – ¿te gusta….?……..se confundió…. con mi expectación En lo tenue de la iluminación resaltaban sus gruesos labios y la característica sonrisa de las fotos. Debo haber estado tieso unos minutos observando… solo pude decir algo que ya le había dicho en los chats…… quiero morderte toda…… mientras sentía el calor característico en mis hombros y brazos, sumado al cosquilleo en mis huevos agrandándose y dilatando la piel de su bolsa.

Dentro de mi quietud momentánea pude esbozar…. “promesas de reyes son … deudas”, con lo que salí de la sorpresa. Me acerqué a ella para acariciar entera y lentamente todo su cuerpo, aun tibio por la incertidumbre propia del “primer contacto”.

Comencé a lamer milímetro a milímetro su cuerpo, comenzando desde sus pies, ascendiendo por sus muslos, su piel respondía a mí estimulo abriendo sus poros al paso de mi legua. Continué hacia arriba, saboreando sus nalgas, su cadera y cintura, rotando lento alrededor de ella, mostrando la calidez de mi lengua esta vez por encima de su delgadísima seda, explorando su abdomen y su espalda y latigueando mi lengua en sus pezones subiendo por sus tetas , sus hombros y luego su cuello mordisqueando el lóbulo de sus orejas y también su cuello en la base de su cabello… como le había antes amenazado…. No habiendo dejado milímetro sin recorrer, deleitándome con su delicioso sabor de su piel y su aroma a sexo…………

Mi temperatura corporal no dejaba de subir… NAT me acompañaba mostrándome en su piel que su cuerpo se calentaba al ritmo que crecía nuestra excitación.

Si alejarme demasiado de ella, para no privarnos del calor corporal, quité mis ropas quedándome solo el bóxer puesto. Volviendo a colocarme por delante de ella, acercando a su cara mi creciente bulto cubierto por el algodón del bóxer… La destreza de sus labios y dientes le permitió bajármelos lo suficiente para deleitarse con mi caliente fruta, lamiéndomelo breve por debajo y capturándolo con sus labios. Con muy sutiles mordisqueos en el glande, breves lamidas e intermitentes movimientos de su cabeza hacia los lados, me hacia sentir el intenso calor y humedad de sus labios….. las sensaciones eran exquisitas.

Me aferré a su cabello para disfrutar de su temperamental mamada y brindarle enteramente mi golosina para su deleite. Sus labios incandescentes (figurativamente, capaces de quitarle la piel a cualquier polla) recorrían mi falo una y otra vez. Su mirada de picardía y placer me confirmaba su gustosa satisfacción y su convencimiento de saberse orgullosamente morbosa y eficiente.

Agachándome un poco y lo suficiente para no quitarle su chupete de carne, desabroché los dos botones de su transparente seda para liberar sus tetas al calor de mi cuerpo. Dirigí mis manos a ellas acariciándolas y recorriéndolas por debajo y hacia delante; masajeando sus pezones con los dedos.

NAT irradiaba calor, química y satisfacción… ¡yo ni les cuento!…

Mi nabo estaba en su esplendor ocupando su boca; su vulva mostraba el brillo delatador de su humedad y su ininterrumpida excitación. …. De continuar así un minuto mas… todo se terminaría allí, bañando su boca de leche y dejándola a ella a mitad de camino.

Quitándole su golosina de la boca, Le dije que “ahora vamos a realizar parte de mi fantasía”… ella se mostró gustosa y expectante… sus ojos brillaban de morbo…

NAT continuaba arrodillada al borde de la cama, lo que me permitió acomodarme mas abajo y deleitarme y deleitarla, chupando y mordisqueando sus deliciosas tetas, pudiendo ver que ya en estos momentos mis mordisqueos “mas duros” en sus pezones le producían mayor placer. Mis dedos acariciaban y exploraban su húmeda vulva descubriendo sus cálidos jugos.

Me dijo que le encantaban mis mordidas y que las había estado esperando desde que se lo había mencionado. No la privé de tal sensación y la mordí acrecentando la presión en sus rígidos pezones, apareciendo algo aislados los primeros jadeos; por lo que me dirigí directamente a su coño, lamiéndolo primero por alrededor de sus gruesos labios externos y altercando con leves lengüeteos sobre su clítoris, el que rápidamente salió de su escondite. Sabía perfectamente que atada como estaba el castigo lingual sobre su coño la haría correrse indefectiblemente.





No perdí tiempo y acercando sus piernas mas al borde de la cama, le brindé una intensa lamida, explorándola dentro de su mojadísimo coño con mi lengua, sin dejar de estimular también su clítoris con mis dedos.

Su cuerpo se llenó de vibraciones, pidiéndome varias veces que la penetrara… pero ese gusto se lo daría mas tarde….. Chupé y lamí su carnoso tajo; llegaron los jadeos pronunciados, los temblores y sus voces de ¡Cabrón!, ¡cabrón!, ¡Hijo de puta , metemela!… a lo que respondí diciéndole… ¡goza así! …mójame la cara con tu flujo. NAT presionó su coño contra mi boca, sus repetidos gemidos llegaron con el consiguiente aumento de densidad de su jugo vaginal y los jadeos propios de un abrupto orgasmo….

Repitió nuevamente “ahora metemela… metemela adentro….. Me abracé a ella dejándola descansar y que su respiración volviera a la normalidad… hablamos un poco sobre lo bien que había “acabado” y reclamándome ella que aún “debía metérsela”…

Unos minutos mas tarde me coloqué por detrás de ella apoyándole el nabo en su cuello, NAT torcía su cabeza hacia el costado para atraparlo y recibir y absorber todo su calor… Me dijo lo mucho que le gustaba su excitación y la que ella me provocaba; cada tanto giraba su cabeza moviéndola hacia atrás y me daba fuertes lengüetazos por debajo de mi garrote, haciéndome sentir los bruscos bombeos de mi sangre.

Jugué con mi nabo fregándoselo por la espalda, agachándome un poco hasta llegar a sus nalgas, haciendo varios círculos alrededor de sus glúteos. NAT fue encorvando su espalda hacia atrás, levantando al mismo tiempo su culo y sus tetas, mostrando su deseo de ser penetrada. Bajé mi nabo lentamente por la raja de su culo, siguiendo hasta su almeja una y otra vez fregando ambas zonas. Deteniéndome varias veces también en su agujero posterior, haciendo un poco de presión en él, enterándola de mis intenciones de dilatarle el pequeño agujero.

NAT endurecía cada vez mas su cuerpo apoyando su nuca en mi hombro buscando mi boca con la suya. Nuestras lenguas hicieron un morboso juego… Mis manos fueron nuevamente a sus tetas con mucha mas firmeza que antes, para darles mejor tratamiento, sobandoselas por debajo y estirándoselas hacia delante, pellizcando y alargando sus duros pezones. Me ayude con una de mis manos en mi nabo a hacerle pequeñas penetraciones en coño y ano, aumentando poco a poco la cantidad de centímetros de nabo, que le introducía en ambos orificios… mas vigorosamente por el coño y más suave pero más profundo en su creciente y cada vez más dilatado agujero trasero.

Continué abrazándole con uno de mis brazos, fuerte sobre sus tetas, metiéndole los dedos índice y mayor en su culo y bombeándole repetidamente mi falo en el coño; logrando que en cada embestida hacia atrás de su cuerpo, mis dedos se metieran mas y más adentro de su estirado y ablandado esfínter. Ella se acopló perfectamente a mis movimientos.

Ambos jadeábamos de placer. Sin dejar mi abrazo, fui metiéndosela nuevamente por el culo, ayudándome ella con movimientos de su cadera hasta que tuvo mi nabo totalmente metido adentro.

Mi mano libre fue directamente dentro de su coño, dejando el pulgar fuera para estimular de nuevo su clítoris. Rápidamente NAT se movía frenética clavándose mi duro y venoso nabo, mas y más rápido.

Para ambos, cada vez que el anillo central de mi polla dilataba su morboso agujero, nos producía nuevas convulsiones. NAT presionaba hacia atrás cada vez y cada vez mas violento… Ya me costaba muchísimo respirar.


loading…

Mi garrote estaba a punto de reventar, su agujero trasero hervía por la fricción. Creí que ella aguantaría así mas tiempo, pero su estridente y fuerte grito la inmovilizó contra mi nabo, el que retiré casi todo y volví a clavárselo con toda dureza posible hasta llenar su culo de leche mientras ella me deleitaba, mojándome por completo la mano introducida en su raja delantera.

Nos brindamos algunas arremetidas más hasta quedar ambos exhaustos y agotadísimos.

Desaté con suavidad los lazos de sus manos, haciendo algo de presión sobre sus hinchadas muñecas. Recostándonos luego sobre la cama para descansar y aguardar que nuestra respiración se acomodara y poder contarnos y regocijarnos con lo sucedido……………….


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *