Descarga nuestra Aplicación de chat en Google Play: https://goo.gl/By2zqd

Lo he pensado mucho para enviar mi relato, pero despues de darme cuenta que no soy el unico que tiene una adiccion por la masturbacion anal he tomado la decision de compartir mi experiencia.

Empece a masturbarme mas o menos a los 10 a–os y todo comenzo porque nos fuimos a vivir a una casa donde viva un tipo que tenia muchas revistas porno, y por andar esculcando entre sus cosas las encontro.

Yo nunca habia visto nada relacionado con el sexo y quedo muy impresionado cuando ve a esas mujercitas chupando esas vergas tan lindas y dejandose dar por el culito y aparte de todo pasandose todo el semen por la cara y las teticas y la boca y por todo lado.

Quiero dejar claro que me gustan mucho las mujeres, mas aun si son bien cochinitas.

Desde ese momento por mi mente solo pasan fantasias sexuales, llegaba del colegio y esperaba el momento preciso para sacar las revistas y me masturbaba. Paso el tiempo y a medida que iba creciendo me volvi adicto a las revistas y las peliculas porno y empece a usar ropa femenina, sobre todo medias veladas, me exita mucho ponerme medias veladas y sentir esa sensacion tan rica y suave, mirando mis piernas torneadas con esos colores y esa licra que me hace ver las piernas mas bonitas que las de muchas mujeres. Empece usando las medias de mi mama o les de mi hermana, despues ya me podian ver en los almacenes de cadena comprando medias como cualquier mujer y escogiendo colores entre canela, brown y blancas que son los que mas me gustan. (Solo para masturbarme, no soy travesty).

Yo no hacia mas que imaginarme que podian sentir aquellas mujeres teniendo doble penetracion y aparte de eso con dos verguitas mas para mamar y creanme que me da mucha envidia porque yo quisiera muchas veces ser mujer para poder vivir esas experiencias.

La primer vez que me masturbe mi culito fue por una conversacion con un amigo que me dijo que el se metia el dedo en el culo y me dejo la inquietud. Para eso ya tenia yo como unos 18 a–os.

Empece metiendome cosas peque–as, primero un dedo y me gusto como se siente calientico adentro, despues el cabo de un cepillo para el cabello pero resulto ser muy peque–os, yo queria diametros mas grandes porque cada vez me gustaba mas, entonces empece a usar velas que me entraban riquisimo. Por esa epoca empece a fumar marihuana y la pasaba mucho tiempo solo en la casa entonces mis masturbaciones se convirtieron en autenticas orgias solo.




Alquilaba videos porno, ojala que fueran de penetraciones anales porque me encantan, en ocaciones alquilaba videos gay pero no me gustan mucho porque me parecen que les hace falta el toque femenino, me gustan mas los videos de travestis. Me fumaba un cachito, me ponia mis pantymedias y empezaba la funcion: Primero me gustaba acariciarme por encima de mis medias imaginandome a un hombre acariciandome y tratando de meter su dedo en mi culito , despues empezaba a buscar objetos que tuvieran el maximo parecido a una verga; lo mas grueso que encontre fue el cabo de una pica que era de una madera muy lisa y bastante grueso y el largo ya se lo podran imaginar; le ponia un preservativo, le untaba abundante crema lo mismo que a mi culito que mantenia bien afeitadito, amarraba mi verguita imaginaria a un paral de la cama para que no se me escapara y empezaba a introducirmelo en mi culito mirandome en un espejo para no perder detalle de como entraba y salia, aahhh, mmmm, que sensacion tan deliciosa, al principio me dolio pero, despues mi culito le cogio el calibre y era delicioso; hacia poses como en las peliculas que estaba viendo y no me perdia un solo detalle de como se movian los pliegues de mi culo que para eso ya se habria mas que las cucas de las mujeres de las peliculas y terminaba eyaculando de una manera abundante y explosiva, despues cogia ese semen y me lo embadurnaba en mi culito que al retirarlo quedaba tan abierto que cabria la verga de un burro. Delicioso.








Despues me compre un consolador grueso y largo y continue con mis fantasias mamando una verguita bien rica, me gustan que no sean muy cabezonas, blanquitas y bien derechitas y quisiera vivirlo en realidad, dejar que mi saliba corra por toda su extension, darle besitos en la puntica y que me la metan toda por el culo y me la meneen bien rico, pero no he podido porque no he encontrado quien me insinue algo, en algunas ocaciones he visitado sitios en donde presentan videos gay pero me emputa que siempre encuentro una manada de viejos verdes que me parecen mas enfermos que yo y no hacen mas que mandarle a uno la mano a la pierna.

No se que me pasa pero siempre que trato de buscar algo me cohibo, no se si es la verguenza, o el miedo a una enfermedad, si te gusto mi relato contactame. Chao.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *